Saltar al contenido

GPS para perros subcutáneo

Cuando hablamos de GPS subcutáneos, nos referimos probablemente al tipo de localizador más difícil y controversial de todos los vistos. A diferencia de los GPS habituales, un GPS subcutáneo no permite rastrear a un perro. En su lugar, permite localizar al dueño de la mascota perdida con datos como: dirección, nombres, números telefónicos, entre otros. Además, como su nombre lo indica, el microchip se introduce debajo de la piel del canino.

Principales ventajas de estos Gps

Con este dispositivo GPS no tendrás que preocuparte por que se pierda o roben el dispositivo que carga el perro. Al encontrarse en la cavidad subcutánea del animal, su localización es casi imperceptible al tacto humano. Solo es detectable por lectores especiales de veterinarias o algunas municipalidades que cuenten con un lector compatible.

Te debes estar preguntando ¿Es realmente seguro instalar este microchip en tu mascota? Si bien es cierto que el proceso puede parecer algo severo y cruel, lo cierto es que no representa un peligro. Como su nombre lo dice, el tamaño del chip es diminuto e imperceptible para la mascota. Su introducción tampoco representa un problema ni causa dolor, pues se introduce a través de una inyección.

Características principales

Con este tipo de GPS para perros no tendrás que preocuparte por cubrir gastos adicionales como: precios elevados, costo de mantenimiento, cuota mensual o un plan de datos. Asimismo, no tendrás que preocuparte por dañar el dispositivo, pues el microchip no queda inútil ante un golpe o algún factor externo. Y, sobre todo, la instalación del GPS en el perro es permanente (a menos que decidas retirarlo). ¿Tu perro se perdió? No te preocupes.

Si bien no sabrás por cuenta propia la ubicación de tu mascota. Cuando sea encontrado y enviado a la veterinaria o centro de atención, el microchip será detectado. Como el microchip tiene información de contacto, serás contactado inmediatamente siempre y cuando la información aun sea certera.